López-Gatell: cambió el rock por los pasillos de hospital

0
552

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México casi logró pertenecer a los grupos de rock mexicanos La Gusana Ciega y Santa Sabina

Infobae

Hugo López-Gatell no siempre quiso ser médico epidemiólogo, al grado de hoy en día subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México. Antes, en los años ochenta, soñaba ser músico profesional y convertirse en una estrella de jazz o de rock.

El funcionario, quien ha sido descrito por diferentes medios como “el zar del coronavirus en México”, diario informa a la población sobre el panorama del virus y es el principal vocero del gobierno con respecto a la pandemia. Se ha convertido en una de las figuras más mediáticas dentro y fuera de la política mexicana.

Tiene casi 400 mil seguidores en Facebook y unos 500 mil en Twitter. Los tweets que recibe, y los comentarios en sus publicaciones, además de lograr miles de reacciones, hablan sobre su paciencia y agradecen la precisión de las palabras que comunica. Unos padres nombraron a su hijo por él: el bebé Gatell Covid, registrado en el estado de Coahuila el pasado 9 de abril, según El Sol de La Laguna.

Pero el Médico Cirujano, especialista en Medicina Interna, maestro en Ciencias Médicas, y doctor en Epidemiología, declaró al periódico El Heraldo de México que casi logró pertenecer a los grupos de rock mexicanos La Gusana Ciega y Santa Sabina.

López-Gatell asistió al Colegio Madrid en el sur de la Ciudad de México. En ese centro de estudios, fundado en 1941 por hijos de españoles republicanos exiliados tras la Guerra Civil Española, fue donde el subsecretario formó con un grupo de amigos una banda de música llamada Cantera.

Reconociendo que no canta bien y que es “bastante” desafinado, afirmó a el periódico que “siempre” le ha gustado mucho la música. En segundo de secundaria comenzó a tomar clases de música y de flauta traversa. Originalmente estudió música clásica, pero con amigos del Colegio Madrid formó un grupo de “rock o jazz instrumental”.

“Era Cantera, la longitud de onda perfecta, y éramos seis. Lo interesante es que todos los que formaban el grupo terminaron siendo músicos profesionales: Alfonso Figueroa, que después formó parte de Santa Sabina, junto con Jacobo Lieberman, quien fue el guitarrista del grupo y Luis Ernesto Martínez Novelo, que tocaba el saxofón y hoy es el bajista de La Gusana Ciega. Pepe, el hermano de Luis Ernesto, tocaba la batería, y Pedro Gilabert tocaba el teclado, entre otros”, declaró.

En 1985, el subsecretario formó parte de una campaña de alfabetización en Huirama, Michoacán, que le ayudó a darse cuenta de su amor por la medicina y, poco a poco, dejó su profesión de músico. El trabajo social y comunitario que encontró en la campaña intercambió la prioridad de sus objetivos. También afirmó que sigue siendo fanático de La Gusana Ciega y de Santa Sabina, específicamente de Rita Guerrero, la vocalista y figura más notable del grupo, quien murió en marzo de 2011 a los 46 años por cáncer de mama.

Comenzó su papel de subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud a inicios del sexenio de Andrés Manuel López Obrador. El doctor fue quien presentó el proyecto para combatir las adicciones que es uno de los grandes estandartes con los que el gobierno del actual presidente enfatizó su estructura para luchar contra el narcotráfico.

Antes de ser el dirigente y encargado de combatir al COVID-19, López-Gatell ya formaba parte del gobierno: era el director de Innovación en Vigilancia y Control de Enfermedades Infecciosas en el entonces Instituto Nacional de Salud Pública, donde inició en el 2013 y del cual formó parte hasta que fue promovido a su posición actual.

Antes de eso ya había sido director adjunto de Epidemiología en el sector Salud en el periodo de 2008 a 2013, donde ayudó a dar forma al proyecto de definición de políticas públicas en caso de pandemias.

En el 2006 estudió su postdoctorado en Estados Unidos, en el departamento de Epidemiología de la Universidad Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore, Maryland. A partir de esto formó su especialización en las políticas públicas. Ha sido profesor y ha dirigido proyectos de titulación. Además, a finales de los noventa fue residente en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

En México el número de casos de personas infectadas por COVID-19 aumentó a 3,441 pacientes confirmados, reportó la Secretaría de Salud (SSa) este jueves. La cifra de víctimas fatales aumentó a 194.

López-Gatell, acompañado por el director general del Centro Nacional para la Transfusión Sanguínea, el doctor Jorge Trejo Gómora, informó que existen 10,105 casos sospechosos, 17,950 negativos, y un total de 31,496 personas estudiadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí